Muchas veces en nuestras conversaciones se cuelan frases como “esto es muy vintage” o “demasiado rústico para mí”, pero ¿sabemos realmente lo que estamos diciendo? En la entrada de hoy explicaremos brevemente algunos de los estilos decorativos que podemos utilizar en nuestra casa.

– Clásico: su punto de partida es el calor y la comodidad. Desde ahí sale este estilo dotado de materiales clásicos así como estampados, murales y zócalos. Las cortinas cobran una gran importancia ya que sirve de eje fundamental en este tipo de decoración. Colores granates, verdes, rojos oscuros y marrones aparecen en este estilo, así como los estampados florales y naturales.

– Moderno: hablar del estilo moderno es hacerlo desde la importancia de la arquitectura de espacios integrados. Funcionalidad como centro de este tipo de estilo. Vemos que las maderas de ébano y castaño son las protagonistas. Así como el uso de pieles y esmaltados. Bajo el paraguas de este estilo nos podemos encontrar el minimalismo, donde se suman las líneas limpias y colores austeros.

– Rústico: basado en el uso de materiales nobles y naturales. Se utilizan la madera, la esterilla y el mimbre pero de una manera poco tratada. Se verá tanto en los objetos como en los suelos y paredes. La elegancia de la sencillez ha enamorado a los amantes de este tipo de decoración que evita los ambientes muy cargados. Los colores más utilizados son los naturales y los claros.

– Vintage o retro: una vuelta al pasado con la ayuda de los avances actuales. Con esta mezcla surge esta tendencia en la que las formas geométricas (como círculos o zigzags) y tejidos sintéticos ganan importancia. Se implanta el vidrio y metal, además de la decoración con iconos del pasado. También colores chillones y estampados, además del papel pintado. Otro punto de vista es rescatar una pieza de mobiliario antigua y restaurarla hasta unirla con la decoración actual.

– Exótico: inspirado en todo lo que viene del exterior, este estilo bebe de China, India y África por decir sólo unos ejemplos. Un intercambio artístico y cultural que importa lacados, porcelana o sedas, además de muebles y estampados exóticos, como cebreados o de animales salvajes. Se consigue una mezcla sofisticada y valiente.

Con todos estos apuntes sobre la materia, lo más importante es construir nuestro hogar. Para ello nos basaremos en el estilo que nos represente, que sea cómodo y contenga nuestra personalidad. No importa al fin y al cabo, seguir a rajatabla un estilo, sino adaptarlo a nuestra vida. Utilizar cualquier estilo, y poder poner una foto que nos recuerde algún momento importante o el dibujo que nuestra hija nos regaló, para así conseguir que nuestra casa se convierta en nuestro hogar.

Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar